ley 30 reforma PDF Imprimir E-mail
Domingo, 16 de Septiembre de 2012 19:00
Proyecto de Ley para reformar la ley 30 de 1992. Documento radicado por el Ministerio de Educacion Nacional en el Congreso de la Republica.                       .

La propuesta del Gobierno para reformar la ley de Educación Superior (Ley 30 de 1992) causó malestar y deja inquietudes en la comunidad universitaria. Y aunque todos coinciden en que es hora de reformar la norma, existen posiciones del Gobierno y el sector universitario que chocan y motivan, con y sin fundamentos, lamentables y costosos disturbios como los vistos esta semana en varias instituciones públicas. 

Han pasado 18 años desde que se expidió la Ley 30 de 1992 y el sector ha cambiado sustancialmente. Para ese entonces, no existía el Viceministerio de Educación Superior, el ICFES no era un instituto dedicado a la evaluación de la educación y el ICETEX no era un banco de segundo piso, por mencionar algunos cambios.

Este proyecto cuenta con ocho títulos y 164 artículos, en donde se exponen los siguientes temas: 1) Disposiciones generales, 2) La prestación del servicio educativo, 3) Formación y Comunidad Académica, 4), El servicio de educación y la relación entre investigación e innovación, 5) Sistema de calidad de la educación, 6) Relación con el entorn,o 7) Régimen financiero, 8) Otras disposiciones.

Aunque son varios los títulos que abordan la sustancial reforma, el tema financiero es el que más preocupa a directivos y estudiantes. De esta forma, han sido muchas las críticas que se han venido al Ejecutivo. Una de ellas fue lo referente al ánimo de lucro, lo cual fue eliminado del proyecto presentado y generó la protesta de 224 mil personas en todo el país cuando se conoció este punto de la reforma.

Pero por ahí empieza todo. Hay un gran temor a esta reforma y es precisamente porque el tema de financiación es el que se necesita con más urgencia y no se ve una respuesta clara a esta necesidad en este proyecto.

Esta importante iniciativa del Gobierno Nacional, se quedaría corta para recaudar los recursos necesarios para generar el conocimiento y ponerlo en función del desarrollo del país.

Se quedarán cortos también los tres puntos porcentuales de aumento en el presupuesto que anunció el Gobierno para completar en 2019. Dineros que por supuesto deben ser estables y no, como se deduce de la propuesta de reforma, que es hacer parte de fondos comunes, en especial si estos son administrados por instituciones que han salido con una pésima imagen en relación con los índices de transparencia. Es importante resaltar también que con este proyecto todas las instituciones de educación superior deberán hacer públicos sus presupuestos, mejorando así el sistema de rendición de cuentas.

La Ministra de Educación manifestaba que era necesario dar una educación más pertinente, que consultara las necesidades a nivel nacional y mundial con una mayor innovación que demandara un presente globalizado.

Esto en otras palabras, es adecuar programas a necesidades globales con el fin de convertir las IES en modelos competitivos abriendo las instituciones al capital trasnacional sin ningún tipo de regulación, ofreciendo este servicio a través de universidades corporativas, universidades por franquicia o ligadas a empresa, sin pensar si eso sirve o no para el país y sus necesidades. Esto acarrea que a futuro sólo se ofrezcan programas que sean rentables sin importar la sobresaturación que impliquen una menor inversión con más ganancias.

El Ministerio espera ampliar la cobertura en educación superior del 38% en el 2011 al 50% en el 2014. Sin embargo, diversos sectores de la educación superior han insistido en que la actual propuesta de reforma a la Ley 30 no está diseñada para cumplir dicha meta.

El Rector de la UN insistió en que la educación superior pública está llegando al límite de sus capacidades en cobertura. Entre tanto, las universidades públicas seguirán mostrando al país las necesidades de elaborar una reforma a la Ley 30 que permita, entre otros aspectos de suma importancia, garantizar la sostenibilidad financiera de las 32 universidades públicas del país, siempre teniendo en cuenta la ampliación de cobertura con alta calidad.

En este momento la tasa de cobertura es del 34,5%, mientras que, por ejemplo, en Chile la cobertura es de 52,1%, en España de 70,6% y en EE.UU de 82,9%. La calidad tampoco es la anhelada; para esto basta saber que solamente el 4,5% de los profesores del país tienen estudios de doctorado. Y, finalmente, la deserción anual, cuya principal causa es la dificultad académica de los estudiantes, se mantiene en los dos dígitos: 12,4%.

Por ésta y muchas razones más es que docentes y estudiantes de universidades públicas del país están en un ‘plan tortuga’ de actividades académicas, entre éstas la Universidad Surcolombiana de Neiva. Todo esto esperando que se cumpla un diálogo sincero entre la comunidad, la academia y el Gobierno que pueda plantear una reforma mucho más acorde con los intereses de todas las partes.

Fuente: http://www.diariodelhuila.com/noticia/19883

Última actualización el Lunes, 17 de Septiembre de 2012 00:00